Conecta con nosotros

Tecnología

Estudio de Deutsche Bank revela que las criptomonedas dominarán el futuro

Adriana Echánove Laborde

Publicado

en

El brazo de investigación del Deutsche Bank publicó un estudio titulado “Imagine 2030. The decade ahead”, en el que comienza por aclarar que, si bien las predicciones exactas del futuro son poco confiables, presentarían 24 posibilidades sobre la evolución del 2020 hacia el 2030, como las “fuerzas subestimadas que han mantenido unido el sistema global de dinero fiduciario pueden desmoronarse en la década de 2020” y las tres acciones que “Europa debe realizar en la próxima década para evitar quedarse atrás de sus pares”. 

Por supuesto, no dejan de mencionar la posible supremacía de la computación cuántica ni el concepto de contar con todo bajo demanda, además de que el uso de las criptomonedas será inevitable debido a los malos manejos de los gobiernos y los proveedores de tarjetas.

La inflación y deuda llevará al crecimiento de las criptomonedas

De acuerdo con el texto, en la última década, los trabajadores del mundo han visto cómo sus salarios descienden durante años, generando que las poblaciones se vuelvan más solidarias en la búsqueda de un trabajo justo; sin embargo, la globalización ha generado que los sueldos sean cada vez peores y que la agresiva política monetaria sólo haya beneficiado a los propietarios de capital, es decir, una inflación descomunal, cuyos ejemplos se pueden observar en distintos lugares de Latinoamérica y África, entre otros. Además de que la enorme deuda externa que existe a nivel mundial.

Así, es bastante posible que la inflación se “incruste cada vez más en el sistema financiero”, generando que “surjan dudas sobre su sostenibilidad” y, por ende, la demanda por las criptomonedas crecerá y crecerá.

Fuente: DBResearch

Las CBDC y las preferencias de los minoristas

En cuanto a los cambios actuales respecto a los activos digitales, se agregó:

“Mirando hacia el futuro, […] ¿qué pasa si uno de los GAFA (o sus homólogos chinos BATX), por ejemplo, es capaz de superar los obstáculos reglamentarios, que es el principal obstáculo en la actualidad? A la larga, se ampliaría el atractivo de las criptomonedas, aceleraría su adopción y les daría el potencial de reemplazar, eventualmente, a las tarjetas de plástico”.

Continuaron poniendo de ejemplo la tan sonada noticia de la Moneda Digital de Banco Central (CBDC) que China está desarrollando, así como el reciente panel económico de India, donde se propuso que el gobierno introdujera una moneda digital oficial regulada por el Banco Central de la India. 

Por otro lado, se afirmó que en el siglo XX, los comercios preferían el uso de efectivo para pagos pequeños; sin embargo, hoy en día se prefieren los pagos digitales, ya que evitan tener que contar el dinero y el cambio (vuelto), lidiar con filas bancarias y, claro, los posibles robos.

La siguiente tabla muestra las tasas de adopción de carteras Blockchain, con el equivalente para Internet:

Fuente: DBResearch

Sentenciaron que “si las tendencias actuales continúan, podría haber 200 millones de usuarios con carteras Blockchain en 2030” e hicieron eco de la afirmación de Justin Sun sobre que la adopción de las criptos requiere asociarse con grandes agentes como Apple Pay, Google Pay, Visa, Mastercard, Amazon, Walmart, etcétera.

Además, resaltaron que, para que las criptomonedas puedan prosperar, se requeriría la creación de plataformas completamente digitalizadas que pudieran enfrentar cualquier problema, con los fallos eléctricos y los ataques cibernéticos.

Concluyeron la sección sobre criptomonedas con la siguiente cuestión:

“La pregunta es qué país aprovechará para ser el primero en obtener licencias y construir alianzas. A medida que eso ocurre, la línea entre las criptomonedas, las instituciones financieras y los sectores público y privado puede volverse borrosa”.

¿Qué opinas? ¿Crees que la adopción de criptomonedas se dé antes o después de 2030? Escríbenos.

¿Te ha gustado este artículo?

Adriana es una de las redactoras de AMBCrypto en español, pero también tiene experiencia como editora, traductora y correctora de estilo en diversas editoriales y medios de la Ciudad de México. Ella se graduó en Literatura y Creación Literaria, aunque siempre se ha interesado por la tecnología, los gadgets y los animales.